Las cataratas de Victoria

Una de las mayores atracciones de África y una de las cascadas más espectaculares del mundo, Victoria Falls se encuentra en el río Zambezi, el cuarto río más grande de África, que también define la frontera entre Zambia y Zimbabwe.

Victoria Falls es la única cascada en el mundo con una longitud de más de un kilómetro y una altura de más de cien metros. También se considera la mayor caída de agua del mundo. El ruido de las Cataratas Victoria se puede escuchar desde una distancia de 40 kilómetros, mientras que el rocío y la niebla del agua que cae se eleva a una altura de más de 400 metros y se puede ver desde una distancia de 50 kilómetros. No es de extrañar que las tribus locales solían llamar a la cascada Mosi-o-Tunya “El humo que truena”.

Desde la distancia se puede observar la nubes de humedad

El misionero escocés y famoso explorador de África David Livingstone (1813-1873) lo nombró en honor a la reina Victoria. Livingstone, quien fue el primer europeo en cruzar África de sur a norte, descubrió esta impresionante cascada en 1855, mientras predicaba el cristianismo en África. Es por eso que Livingstone no estaba muy contento con su descubrimiento: fue solo un obstáculo en su camino.

Dr. David Livingstone y su estatua que se encuentra frente a las cataratas del lado Zimbabwe

A pesar de los inconvenientes, le fascinaba la belleza de las cataratas. En 1857 Livingstone escribió que nadie en Inglaterra puede siquiera imaginar la belleza de esta escena. El religioso Livingstone también escribió que probablemente los ángeles estén admirando el paisaje mientras vuelan cerca. Lo acompañaban soldados, pero solo dos de ellos corrían el riesgo de acercarse a las cascadas con Livingstone. Durante siglos, las tribus africanas locales tuvieron un miedo sagrado por la cascada.

Victoria Falls visto del aire, Zambia queda a su derecha

La cascada apenas fue visitada por personas hasta 1905, cuando se construyó un ferrocarril a Bulawayo. Desde entonces, las Cataratas Victoria ganaron popularidad rápidamente hasta el final del dominio colonial británico. A fines de la década de 1960, el número de turistas comenzó a disminuir debido a la lucha guerrillera en Zimbabwe. Después de que Zimbabwe se independizó, la región ha estado en relativa paz y las Cataratas Victoria comenzaron a atraer una nueva ola de turismo.

Amanecer en Victoria Falls, el tramo principal con vistas espectaculares queda del lado Zimbabwe.

A fines de 1990, casi 300,000 personas visitaban las cataratas cada año. Victoria Falls es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y los ciudadanos de Zambia y Zimbabwe ya no tienen miedo del “humo que truena”, y están desarrollando con éxito el turismo a ambos lados del río.

Las cataratas de Victoria observadas desde Zambia

Las cataratas se formaron en una zona de fallas corticales. En la cresta de la caída, numerosas islas dividen el flujo principal en varias ramas.

El flujo es dividido en varias ramas por la geología natural

Durante las inundaciones, la capacidad de flujo de agua alcanza medio millón de litros de agua por minuto. El nivel del agua varía a lo largo del año; está en su apogeo en abril, al final de la temporada de lluvias, con un flujo promedio de 500,000,000 de litros de agua y está en su nivel más bajo en octubre y principios de noviembre.

Foto de larga exposición en temporada húmeda

Curiosamente, durante la estación seca, el nivel del agua en el río Zambezi cae bruscamente, y es posible caminar a través de algunas partes de la cascada. Sin embargo, durante el resto del año, Victoria Falls es una máquina rugiente que golpea a cualquiera con su poder.

2019 uno año muy seco, las cataratas ya parecen ser víctima del calentamiento global, nunca antes visto las cataratas sin agua

Pero la peor sequía en un siglo ha ralentizado las cascadas, alimentando los temores de que el cambio climático podría matar una de las mayores atracciones turísticas de la región.

Big Tree

El Big Tree, uno de los árboles más conocidos del mundo, es un enorme baobab de la especie Adansonia digitata en Zimbabwe, cerca de las Cataratas Victoria. A veces se le ha llamado erróneamente el árbol de Livingstone. Inusualmente para un baobab, tiene una circunferencia impresionante y es muy alto. Mide 22,40 metros de circunferencia (2004) y 24 metros de altura (1985).

Big Tree situada cerca de las cataratas de Victoria

El explorador y misionero David Livingstone que descubrió las Cataratas Victoria para el Imperio Británico (nombrando a las Cataratas como su reina) talló su nombre en 1855 en un árbol Boabab en una isla (Garden Island) sobre el precipicio de las conocidas cascadas que ahora se encuentran en una atracción turística internacional. Big Tree está, de hecho, aproximadamente 2 km del río, las cataratas y la isla donde Livingstone llegó en una canoa “makoro” tocó tierra y escribió sus registros. Además de ser el más conocido, este impresionante árbol es posiblemente el baobab más antiguo y más grande de Zimbabwe.

Big Tree al atardecer en invierno

Algunos árboles tan impresionantes o más impresionantes se perdieron tristemente bajo las inundaciones más abajo del Río zambezi que ocurrieron una vez que el muro de la presa de Kariba se terminó en 1956. A diferencia de los animales rescatados y salvados por la Operación Noah durante la inundación, los árboles tuvieron que quedarse donde estaban, muchas fueran arrasados por máquinas pesadas para que no se conviertan en peligros bajo el agua.

Árbol baobab de la especie Adansonia digitata

Big Tree puede tener alrededor de 2000 años usando estimaciones de sus datos de circunferencia y anillo de crecimiento recopilados de otros árboles bajo el gobierno de Rhodesia. Sin embargo, está profundamente inciso y se especula que se trata Ude tres troncos (o árboles) y que puede ser considerablemente más joven.

Adansonia digitata, el baobab africano, es la especie arbórea más extendida del género Adansonia, los baobabs, y es nativa del continente africano. Los pachycauls de larga vida se encuentran típicamente en sabanas secas y calientes del África subsahariana, donde dominan el paisaje y revelan la presencia de un curso de agua desde lejos.

Su tasa de crecimiento está determinada por el agua subterránea o la lluvia, y su edad máxima, que está sujeta a muchas conjeturas, parece ser del orden de los 1.500 años. Tradicionalmente han sido valorados como fuentes de alimentos, agua, remedios para la salud o lugares de refugio y están llenos de leyenda y superstición.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s