Casinos – Mejor una onza de suerte que una libra de oro.

Después de haber trabajado la mayor parte de mi vida adulta en la industria de Casinos de juego, hoy hablaré brevemente sobre cómo llegué a la industria de Juego. Todo el mundo parece pensar que trabajar en casinos es glamoroso y lleno de aventura, depende de cómo lo veas y desde cual perspectiva. En los primeros días, cuando comencé en el negocio de los juegos de azar, como técnico de máquinas tragamonedas, los tiempos y la tecnología eran mucho más diferentes de lo que la industria se ha convertido en el día de hoy.

En el presente la industria de juego se hay convertido en un régimen corporativo que está siendo manejado por ejecutivos con poca experiencia en la industria. Me di cuenta de lo que parece ser común en grandes impresas nacionales y multi-nacionales del Juego, a menudo los dirigentes y altos mandos que llaman la atención tienen poco conocimiento de la tecnología, tendencias del mercado, relaciones laborales y públicas, esto se mira en el actuar y tome de decisiones operativas. Estos gerentes, y aquí tengo que hacer énfasis que no son todos, mas durante mi experiencia en America Latina me hay dado cuenta que muchos gerentes en posiciones importantes han heredado su posición a través de sus relaciones con la junta directiva y/o conexiones, nexos familiares, nepotismo y lo que sea, menos por la vía de mucho trabajo e acumulación de experiencia. Mas tarde o temprano por poca visión y iniciativa, cuando “la mierda golpea al ventilador”, estos llamados “jefes” y todos los demás de su círculo administrativo íntimo corren en direcciones opuestas, algunos se cubren y otros se tumban intentando a desviar la responsabilidad, en lugar de ponerse de pie y admitir que cometieron un error y hay que aprender y seguir para adelante.

Las máquinas traganíqueles generan 70-80% de los ingresos del juego en muchos casinos

Mientras escribo este capituló hoy, la mayoría de las poblaciones en los países que componen nuestro mundo están encerrados debido al Coronavirus y la pandemia de Covid-19. La mayoría de los casinos, si no todos, han estado cerrados durante un mes, si no más, dependiendo de qué país estamos hablando. La industria turística, restaurantes, casinos de juegos y entretenimiento, las aerolíneas, teatros, cines, centros comerciales y muchos otros negocios tienen serios problemas, se apercibe mucho dolor y incertidumbre para todos en el horizonte. Es durante una crisis que usted comienza a comprender de qué se trata el liderazgo, especialmente si busca orientación y apoyo en tiempos difíciles. Todos los días, en LinkedIn, una personaje en una camiseta comparte su visión del liderazgo como empatía, inteligencia emocional, influencia social, carisma, generosidad, etc. Estos eruditos suaves hacen que el liderazgo suene como un grupo de apoyo en lugar de la realidad solitaria que es y siempre será. El liderazgo consiste en tomar la mejor decisión posible bajo un conjunto de circunstancias dadas y luego apegarse a ella.

En los tiempos que estamos todos viviendo hoy, cualquiera que siga confiando en su título para validar su sentido de poder o control lo descubrirá muy pronto que ese título no tiene sentido y nada vale. Estamos presenciando el colapso del modelo de estandarización, el modelo de liderazgo basado en comando, control y jerarquía. Lo que definió las medidas de éxito para las personas, luego recompensó solo a aquellos que cumplieron con esas medidas. Se trataba de crear barreras, definir la narrativa, encajonar las personas y proteger el establecimiento. La estandarización crea eficiencia, y eso era un buen objetivo en un mundo donde las cosas eran predecibles. Pero la eficiencia no es resistente. La resiliencia requiere adaptabilidad, y la adaptabilidad requiere la libertad para que las personas sean más individuales.

Estamos presenciando el colapso de una ideología que creía que la transparencia, la autenticidad y la vulnerabilidad eran debilidades, mientras que el secreto, jugar el papel y pretender saber las respuestas eran fortalezas. Los límites de la estandarización nos recuerdan que sin estrategia, el cambio es meramente sustitución, no evolución. La estandarización es el acto de practicar el pensamiento sustitucional, mientras que la personalización es el acto de practicar el pensamiento evolutivo.

Hoy las máquinas tienen ciclos de jugadas enormes por mas rodillos y símbolos

Es pensamiento evolutivo estaba presente cuando mi vida estaba por cambiar de lo que estaba ya acostumbrado, mi sentido de seguridad y confianza estaba a punto de ser puesta a prueba. El día exacto no me recuerdo mas era antes del fin de semana a mediados de 1987, durante una tarde de otoño, el ingeniero de minas me llamó para conversar conmigo.

En aquel entonces yo era el electricista más joven, recién calificado con 22 años trabajando en mina de superficie cielo abierto, ganaba más que electricistas calificados con 40 o más años de edad que estaban viviendo en la mina toda sus vidas. Nunca olvidaré, el ingeniero, el Sr. Van Deventer era una figura alta con un bigote tallado, voluble e intimidante, pero siempre fue educado y complaciente con mi persona. Comenzó a explicarme que las sanciones económicas en contra de Sudáfrica por el sistema de apartheid, estaban afectando fuertemente el sector minero sudafricano, especialmente las exportaciones de carbón, y que la mina estaba reduciendo personal para ahorrar costos, ya que yo fui uno de los últimos en entrar, desafortunadamente sería el primero en salir. Bueno, en ese momento pensé que no estaba mal, ya que era joven soltero, sería fácil para mí comenzar desde cero en un nuevo lugar y ambiente.

El cambio nunca es mal y puede servir para conocer y aprender más. Luego, el ingeniero me hizo una oferta, con el razonamiento que yo era un buen trabajador y que debía ir a una entrevista en otra mina de carbón del mismo grupo para el puesto de electricista subterráneo. Mi reacción fue algo inesperada, sin fruncir el ceño, le respondí al ingeniero: “Señor, ¿te parezco un topo?”, Insinuando que el subsuelo es peligroso, especialmente para un joven con mucha vida por delante. En el siguiente aliento, dije: ok, iré a la entrevista, todos los gastos pagados por la compañía, no hay problema, déjenme el subsidio de viaje y acomodación y seguiré mi camino. Me levanté, estreché la mano del ingeniero y le agradecí, prometiéndole informarle sobre el resultado pronto. Unos pocos días después me entregaron la asignación y me dirigí a lo que en aquel tiempo era el complejo de entretenimiento más grande de África, el Casino Sun City en el estado autónomo de Bophuthatswana, Sudáfrica.

Sun City Resort en Sudáfrica con sus hoteles y casinos

Con dinero en mano, acompañado de una amiga, me dirigí a un viaje de 200 km a Sun City, un viernes, el comienzo de lo que sería la aventura de toda una vida. Caminando por la sala de juegos del Centro de Entretenimiento en Sun City, noté que había pocos técnicos que repararan máquinas traga monedas electromecánicas, todos estaban armados con llaves que colgaban de una cadena, que estaban sujetas a su cinturón, para que no pierdan las llaves de máquina. Es muy costoso cambiar todas las cerraduras de las 650 máquinas, no olvidar mencionar todo el dinero en monedas dentro de las máquinas. Adelante me enteraría de que su juego de llaves va junto con su uniforme, ambos son inseparables mientras uno está de turno.

Los 80’s mucho neón con bombillas, Los 90’s neon y fibra óptica, los 2000’s LED, evolución del letrero principal del Centro de Entretenimiento en Sun City, Sudáfrica.

La entrevista de trabajo con el Slot Manger salió bien, hablamos más sobre deportes que sobre preguntas relacionadas con casinos. El Slot Manager era un maratonista, había competido en varias carreras de larga distancia, la ultra-maratón Comrades de 90km, varias veces, eso para mí fue impresionante ya que yo solo había corrido distancias de media maratón en ese momento.

El Casino Jungla ya no existe, el Centro de Entretenimiento se convirtió en un mall glorificado con salas de conferencias y arena para eventos, lo único que quedó fueron las pinturas de la jungla…

En 1987, el Entertainment Center en Sun City era el casino más grande del hemisferio sur con 650 máquinas tragamonedas, en el hotel Sun City había 400 máquinas tragamonedas más juegos de mesa, por lo que el complejo tenía más de 1000 máquinas tragamonedas, lo que lo convirtió en el más grande en Sudáfrica y probablemente en todo el continente africano. Hoy, Sun City tiene un total de 700 máquinas y 50 mesas. No hay máquinas en el Centro de Entretenimiento que ha sido renombrado como Sun Central, utilizado para grandes eventos, conferencias, tiendas y restaurantes. La remodelación tomó lugar en 2016, se convirtió en un lugar para entretención para familias con restaurantes, franquicias y juegos para niños.

El Orgullo de Africa, alma de un ferrocarril único

Si bien Sudáfrica tiene un puñado de líneas ferroviarias de lujo que reciben una atención bien merecida, para los aficionados a los trenes que lo saben, Rovos Rail es la mejor opción para experimentar el paisaje y la vida salvaje del país. En un esfuerzo por “recuperar el romance y la atmósfera de una época pasada de viajes”, los trenes de la compañía cuentan con vagones antiguos sofisticados, auténticamente restaurados y comidas de cinco estrellas (¡se requiere chaqueta y corbata!) Combinados con los mejores vinos de Sudáfrica.

Llegando a la estación En Capital Park, Pretoria para el inicio de una viaje única por una Africa que pocos conocen

¿Amas los trenes? ¿Estás buscando esa experiencia fuera de África? ¿Quiere encontrar la manera de combinar safari, sitios históricos, hermosos paisajes, excelente comida y comodidad? Si está buscando alguna o todas estas cosas cuando planifica su viaje al sur de África, no busque más allá del Rovos Rail.

La partida desde Pretoria es desde la estación privada de Rovos Rail

Rovos Rail es una compañía ferroviaria privada que opera desde la estación Capital Park en Pretoria, Sudáfrica. Rovos Rail opera su tren-hotel con un horario regular en varias rutas en todo el sur de África, desde Sudáfrica hasta Namibia y Tanzania.

Todos abordó el Orgullo de Africa

Pretoria es la sede de los viajes de Rovos Rail. Capital Park es una propiedad de 60 acres, un centro con gente trabajando ofreciendo mucho para explorar antes de partir en su viaje. Para los entusiastas del tren, Pretoria tiene un pequeño museo ferroviario, así como un taller cubierto de 10,000 m2 donde se reparan y mantienen los vagones de los trenes de Rovos Raíl, abierto al público para visitar.

Vagón histórico de antiguo Ferrocarril Rhodesiano, ahora Zimbabwe

Los trenes consisten en vagones restaurados de Rhodesia Railways (NRZ) con dos salones, dos vagones de restaurante y compartimentos privados para dormir, cada uno con baño privado.

El tren tiene tres tipos de alojamiento a bordo, el más pequeño es un Pullman, de 76 pies cuadrados; la más grande es la Royal Suite, que es medio vagón de tren y 172 pies cuadrados. Todos los tipos de camarotes tienen baño privado con ducha, lavabo e inodoro. La suite Royal también tiene una bañera de estilo victoriano. Mientras que en una suite Royal disfrutaría del lujo de su propia bañera, las suites de todos los tamaños son privadas, hermosas, cómodas y están renovadas a la perfección, ofreciendo todas las comodidades modernas.

Los trenes mismos ofrecen a los pasajeros una experiencia de cinco estrellas en carruajes bellamente restaurados con paneles de madera. El tren transporta un máximo de 72 pasajeros en 36 suites; 4 Royal Suites, 22 Deluxe Suites y 10 Pullman suites.

Camarotes de lujo con todas las comodidades para disfrutar una viaje inolvidable

Las comidas se sirven en el encantador ambiente victoriano de los vagones restaurante. Se hace hincapié en los ingredientes locales frescos y los platos tradicionales, complementados con una selección de excelentes vinos sudafricanos.

Vagón Sala para relajarse y disfrutar de bebidas calientes y frescas

Un equipo entusiasta de chefs es responsable de garantizar que se atiendan todas las necesidades de los huéspedes. ¡En los vagones de tren y comedor los pasajeros pueden conocerse, leer o ver pasar el paisaje sin la distracción de teléfonos inteligentes, computadoras portátiles o tabletas que están prohibidas en las áreas comunes!

Vagón Salón y comedor, comida y atención de primera

La empresa se inició en 1989 por Rohan Vos y todavía es de propiedad familiar. Hoy Rovos Rail emplea a un personal de 430 personas, desde el personal a bordo hasta aquellos que trabajan para restaurar los carruajes en el depósito de Capital Park de la compañía.

Hoy Rovos Rail tiene varias locomotoras, algunas llevan el nombre de la madre y los hijos del fundador y dueño de la compañía privada Rohan Vos

Desde entonces, Rovos Rail se ha ganado una reputación internacional como una experiencia de viaje de clase mundial y como una forma divertida y única de ver el sur de África. En una serie de viajes en tren de 48 horas a 28 días, Rovos Rail conecta algunos de los mejores destinos de África desde Ciudad del Cabo, las Cataratas Victoria, Dar es Salaam, Tanzania hasta las dunas de Sossusvlei en Namibia.

A camino de la Ciudad del Cabo

Con su diseño y estilo eduardiano, servicio superlativo y motor a vapor as veces, depende del recorrido, un viaje a bordo de Rovos es una oportunidad de abrazar una forma histórica de viaje tanto como se trata de disfrutar de los panoramas inolvidables de Sudáfrica.

Pruebe los diversos paisajes de Sudáfrica en el viaje de Rovos Rail desde Pretoria a Ciudad del Cabo. La excursión de tres días lleva a los pasajeros en un amplio recorrido por los entornos, desde los pastizales de Highveld hasta el desierto de Great Karoo. La vista es particularmente excepcional desde los balcones al aire libre del tren en el vagón de observación.

Vistas espectaculares de las viñas

El tren se detiene en Cape Winelands para tomar una copa antes de dejar a los pasajeros en la estación de Ciudad del Cabo. A bordo del tren, los huéspedes pueden experimentar simultáneamente lujosos muebles eduardianos y aire acondicionado moderno.

El viaje de Pretoria a las Cataratas Victoria también dura tres días, pero ofrece una experiencia completamente diferente del viaje de Ciudad del Cabo. Este viaje hacia el norte pasa por Modimolle (un pequeño pueblo de Sudáfrica), Bulawayo (la capital industrial de Zimbabwe) y el Parque Nacional Hwange. Además de los cientos de especies de mamíferos y aves que pueblan el Parque Hwange, Hwange también tiene el tramo más largo de la línea de ferrocarril recta (114 km). Y una vez que llegue a las Cataratas Victoria en el río Zambezi, muchos cruceros, rafting y safaris lo estarán esperando para ayudarlo a obtener la experiencia completa de esta ubicación épica.

Consejo: Tanto las rutas Pretoria-Ciudad del Cabo como las Cataratas Victoria son extremadamente populares, la más recomendable es la ruta Pretoria-Durban, ofrece los mejores paisajes y excursiones fascinantes que incluye una excursión de safari a los Cinco Grandes salvajes.

En el camino, el tren se detiene para permitir que los pasajeros participen en actividades que van desde juegos hasta juegos de golf de clase mundial hasta visitas a museos, la famosa galería de cerámica Ardmore, viñedos y campos de batalla históricos.

Viajes más accesibles de Rovos, el Shongololo Express

El tren, anteriormente propiedad del gobierno y un poco peor por el desgaste, ha sido renovado, reparado y se han suministrado vagones extra comunales. Comercializado como “tres estrellas”, en comparación con el producto habitual de cinco estrellas de Rovos, es menos formal en la cena, con tres platos en lugar de cuatro. También es más accesible. Un viaje de 12 días a Victoria Falls cuesta un poco más de £ 3,000 por persona, mientras que un viaje de Rovos de 15 días es al menos tres veces más caro.

El Shongololo Express

A primera vista, la cabina de oro es pequeña. Pero está inteligentemente diseñada y recientemente renovado en estilo colonial. Hay dos camas individuales con una mesa auxiliar entre dos cajones. A lo largo de la pared sobre las dos ventanas hay un estante largo con una barra de madera que se extiende horizontalmente para evitar que las botellas y los libros se caigan. Hay un armario de tres cuartos con resistentes perchas de plástico y una caja fuerte. Debajo de esto hay tres cajones. Sobre la otra cama hay más espacio de almacenamiento y dos fuertes ganchos de pared. Cada cama tiene una luz de lectura y el resto de la cabina está iluminada con encendedores y una luz nocturna. El aire acondicionado es efectivo y silencioso. Hay dos enchufes y un espejo de cuerpo entero.

Configuraciones de dormitorios abordó el Shongololo Express

Si la fiebre de la cabina golpea, hay un carro de observación al aire libre en la parte trasera con bancos de madera para observar las puestas de sol y las estrellas. Junto a eso hay un bar salón con sillas cómodas.

Vagón de observación

El carruaje comedor alfombrado está dispuesto en mesas de dos y cuatro. La comida está recién preparada y de buena calidad. Además de los productos de buffet frío, las opciones de desayuno caliente a pedido incluyen huevos, tocino, salchichas o panqueques. Las opciones de cena varían desde el tradicional sudafricano – lomo de gacela con salsa de vino de oporto seguido de melktert y koeksister – hasta el wellington de carne más europeo seguido de pudín de caramelo pegajoso. Las bebidas de la cena cuestan más, pero de una extensa lista de vinos sudafricanos, alrededor de £ 3 un vaso generoso, es una ganga.

Vagón Restaurante en el express

En general, el tren viaja de noche y realizamos excursiones guiadas de día, generalmente transportadas en minibús de lujo. El “milpiés” (shongololo) no es un tren bala japonés, rara vez se mueve rápida, tranquila o suavemente, pero se tambalea y a veces avanza lentamente hacia las Cataratas Victoria.

Shongololo en la puente de las Cataratas de Victoria entre Zimbabwe y Zambia bañándose en el roció de las Cataratas más grandes del planeta

Bulawayo

Esta publicación se trata sobre la breve historia de Bulawayo, la segunda ciudad más grande de Zimbabwe, país de mi nacimiento. Durante me educación secundaria estuve internado en Bulawayo durante 5 años en una escuela técnica de nombre Gifford Technical. Hoy 38 años más tarde siento que tuve mucha suerte de ser educado bajo el estricto sistema disciplinario británico, que me preparo para enfrentar la vida con más independencia y responsabilidad.

Bulawayo: de pueblo chico a la ciudad de destino internacional Bulawayo es la segunda ciudad más grande de Zimbabwe después de la capital, Harare (Salisbury antes de la independencia en 1980). Bulawayo es una ciudad rica en historia cultural y una visita obligada para cualquiera que venga a Zimbabwe. Es una de las ciudades más antiguas e históricamente más importantes de Zimbabwe. Ciertamente, no se puede decir que han experimentado la gama completa de la diversidad de Zimbabwe si no han estado en esta bulliciosa ciudad en la parte sur occidental del país de Zimbabwe. Bulawayo es una de las ciudades más atractivas del país y un importante centro de transporte para el sur de África.

La bandera de la Municipalidad de Bulawayo

En la víspera del 50 aniversario de la Ciudad, el Secretario de la Ciudad leyó en voz alta la Patente de Cartas de la Concesión de Armas en una reunión especial del Consejo de la Ciudad el 4 de noviembre de 1943. Aquí nació la bandera nueva que sigue vigente hoy. Los cambios en el escudo son principalmente de origen africano, siendo los conejos de roca el animal tótem de la familia real de la tribu Matabele. La cruz simboliza la influencia de los primeros misioneros en los Matabele y la cresta del elefante proviene del sello utilizado por Lobengula, último Jefe Supremo de los Matabele. El lema, “Si Ye Pambili ” en Sindebele, significa “Avancemos”.

Bulawayo era la capital del estado Ndebele cuando Lobengula, hijo del rey Mzilikazi, ascendió al trono. La ciudad real inicial de Lobengula, establecida en 1872, se encontraba a unas 14 millas de la ciudad actual, en una cresta dominada por el Thabas Inyoka – “colina de serpientes”. Esta ciudad ha sido reconstruida y se conoce como “viejo Bulawayo”. Lobengula finalmente se mudó a su ciudad real, y la localidad de la moderna ciudad de Bulawayo fue elegida por el rey Lobengula y también nombró a su ciudad real Bulawayo, que es la palabra Ndebele para “el lugar de la matanza”, en reconocimiento de una lucha armada que Lobengula estuvo involucrado cuando ascendió al trono, es decir, “sus oponentes se oponían y lo perseguían, y salió victorioso”.

Los Matabele eran guerreros valientes con desendencia de los Zulús

El 4 de noviembre de 1893, una bandera de la Unión Jack hecha jirones en cuyo centro estaba estampado el emblema del león de la British South Africa Company fue atada a una de las ramas del árbol al costado de Bulawayo Drive. A lo lejos, las cabañas de la capital de Lobengula ardían al otro lado del arroyo. La bandera se levantó para significar la captura de Bulawayo y la conclusión exitosa de la Guerra de Matabele. El Dr. Leander Starr Jameson estuvo entre los que vieron la bandera alzarse sobre Bulawayo Drive ese día, y se felicitó por haber conquistado Matabeleland en una notable guerra relámpago de caballería. Anualmente, el 4 de noviembre, Bulawayo recuerda la ceremonia de izamiento de la bandera de la Compañía Británica de Sudáfrica, ya que esto representa la fundación oficial de Bulawayo como ciudad.

La bandera de la British South Africa Company

Pero por una de esas coincidencias en que la historia se regocija, ese mismo día la Ciudad también conmemora la muerte y el funeral de Mzilikazi, el fundador de la nación Matabele. Esto es totalmente apropiado, ya que Bulawayo es una ciudad que pertenece tanto a africanos como a europeos, y su historia no puede separarse de la de la provincia de Matabeleland. Mzilikazi condujo a la nación de Matabele al alto valle alrededor de Bulawayo en 1840, y lo gobernó hasta su muerte a fines de septiembre de 1868. Después de ceremonias rituales prolongadas, su entierro comenzó el 2 de noviembre de 1868 en Entumbane en las Colinas de Matopo y concluyó dos días después. Exactamente veinticinco años antes de que los hombres de la frontera de Jameson clavaran su bandera en un árbol.

Una carta postal de Bulawayo como yo lo conocí en los años 1970’s

Como un fénix, la actual ciudad multiétnica de Bulawayo se alzó sobre los restos de la capital del rey Lobengula, con sus anchas calles arboladas (las calles muy anchas originales de Bulawayo fueron construidas para permitir que un equipo de dieciséis bueyes hiciera un giro completo a su vez), y una distribución de rascacielos. Hoy en día, Bulawayo es claramente irreconocible de la capital del rey Lobengula, ya que no tiene ningún parecido. En 1894 se estaba formando una ciudad con un patrón de cuadrícula y en 1897 Bulawayo adquirió un estatus municipal.

Bulawayo es esencialmente una ciudad militar: pocos lugares de su tamaño pueden haber visto tantas batallas libradas a su alrededor. Nació en la batalla después de que Lobengula había derrotado al regimiento Zwangendaba y resucitó después de la batalla vital de Bembesi. La ciudad está estratégicamente ubicada en la cúspide de la gran meseta de Zimbabwe y ordena el acceso a ella desde el sur, de modo que, en un sentido militar, quien tenga Bulawayo tiene Zimbabwe. En 1896, cuando los Matabele recuperaron la paciencia después de las derrotas de la guerra de Jameson, Bulawayo se convirtió en un símbolo más que en un lugar, un símbolo de la determinación de los hombres blancos de resistir el mayor desafío que se les haya presentado en el sur de África. El levantamiento de Matabele se conoce como la Rebelión de 1896-7, o “la guerra de Matabele” o “la Primera Chimurenga”.

Cecil Rhodes. Empresario, político y colonizador inglés de Sudáfrica. Gran defensor del imperialismo británico, fundó el país que a su muerte llevaría su nombre: Rhodesia, cuyo territorio está actualmente dividido entre Zambia y Zimbabue.

Fue también fundador de la influyente Fundación Rhodes, fundador de la compañía De Beers, que en un tiempo llegó a comercializar el 90% del mercado de diamantes en bruto del mundo. Rhodes tenía una concepción mística del imperialismo, que trató de hacer realidad participando activamente en política.

Cecil John Rhodes (1853-1902)

Se debe en gran parte a él, la concepción del eje El Cabo-El Cairo, que durante mucho tiempo inspiró la política colonial británica y que acabó haciéndose realidad a costa de las aspiraciones portuguesas, francesas y alemanas en África.

Geográficamente, la ciudad de Bulawayo se encuentra en Matabeleland, y está al oeste de Harare. Está estratégicamente ubicado como un enlace entre Sudáfrica, Botswana, Zambia y el resto del país. Por lo tanto, tiene el doble papel de ser la capital regional para el sur de Zimbabwe y también es un enlace con el sur de África, con su proximidad a Sudáfrica fue natural que Bulawayo se desarrollara como el centro industrial de Zimbabwe. La ciudad tiene enlaces ferroviarios y viales bien establecidos con todo el país y su infraestructura se encuentra entre las mejores de Zimbabwe.

Bulawayo City Hall

La situación de Bulawayo es interesante desde el punto de vista geológico y geográfico. La ciudad se alza sobre algunas de las rocas más antiguas jamás establecidas en la tierra. Hace unos 3.000 millones de años, cuando el mundo era muy joven, un cinturón resistente de lavas predominantemente volcánicas, de unas treinta millas de espesor, que se extruían allí sobre la corteza terrestre, y aunque las intrusiones de granito, los sedimentos de Karoo y, finalmente, la arena de Kalahari oscurecieron gran parte de En esta piedra verde del sótano (como ahora se la llama), un triángulo de la roca arcaica aún permanece expuesto y hoy en día lleva los edificios de la ciudad moderna. El vértice norte de esta losa triangular de piedra verde se encuentra más allá de Queensdale y desde ese punto llega hasta un línea de base de granito que corre a lo largo de la periferia de las colinas de Matopo. Ubicada en un punto estratégico en la región subsahariana, Bulawayo forma el eje de una red de carreteras y ferrocarriles bien planificada al norte, sur, este y oeste de Zimbabwe. el tren llegó a Bulawayo en 1897, los primeros colonos coloniales que utilizaron la inmensa riqueza natural de la región convirtieron a Bulawayo en una ciudad en auge, Bulawayo se convirtió en un importante centro industrial del sur de Rodesia (ahora llamado Zimbabwe). La llegada de los ferrocarriles en 1897 lo convirtió en el principal centro de minería, ganadería y actividad industrial del país. Muchos industriales pesados se ubicaron en la ciudad. La ciudad era una puerta de entrada al sur de África, uniendo el norte y el sur a través de una red ferroviaria y vial. Durante mucho tiempo, Bulawayo debía seguir siendo la capital comercial del país, mientras que Harare era la sede del gobierno. Bulawayo alcanzó el estatus de ciudad en 1943. El Ayuntamiento de Bulawayo fue el primero en Rhodesia del Sur en establecer una Junta Asesora Africana viable y fue más allá para establecer esquemas de propiedad de vivienda para africanos, siendo la primera autoridad local en hacerlo. Fue el primero en embarcarse en un programa planificado de suministro de agua; el primero en proporcionar instalaciones educativas antes de que existiera una política nacional o el tema; y llevó a tener un programa progresivo de vivienda de bajo costo y un plan integral de desarrollo social.

Locomotoras Garrett a vapor algunas todavía en servicio

Antes del colapso de la infraestructura ferroviaria de Zimbabwe, Bulawayo era un importante centro de transporte que proporcionaba enlaces ferroviarios entre Botswana, Sudáfrica y Zambia, y promovía el desarrollo de la ciudad como un importante centro industrial. La ciudad todavía contiene gran parte de lo que queda de la industria pesada y la capacidad de procesamiento de alimentos de Zimbabwe.

Parque Nacional Matabo

Hoy Bulawayo es una de las ciudades más atractivas del país, con una agradable mezcla de arquitectura victoriana y moderna, lo que le da un carácter único. Desde el punto de vista turístico, Bulawayo tiene mucho que ofrecer, ya sea dentro de sí mismo o alrededor. Bulawayo se encuentra en las cercanías del Parque Nacional Hwange, las Cataratas Victoria (una de las maravillas del mundo), las ruinas de Khami, las colinas de Matobo (donde están enterrados Cecil John Rhodes y el Rey Mzilikazi) y el Parque Nacional Matobo.

Rocas de granito en el parque nacional Matopos

Mucho más cerca de la ciudad se encuentra la Galería Nacional de Arte en Bulawayo, una atracción de gran interés, ubicada en un edificio de la época victoriana. El complejo también alberga una tienda de artesanía, un restaurante y varios estudios de artistas. También está la Feria de Comercio Internacional de Zimbabwe (ZITF),

Feria Internacional del Comercio en Bulawayo

Old Bulawayo, etc. Aquí se destacan la mayoría de los puntos turísticos que vale la pena visitar. Se ha dicho que los visitantes de la ciudad describen a Bulawayo como la “Joya bajo el sol de Zimbabwe”, que vale la pena visitar debido a su gran variedad de tesoros ubicados en un entorno verdaderamente único.

El Museo de Historia Natural de Zimbabwe es uno de los mejores del sur de África. Contiene exhibiciones y colecciones de increíble diversidad para visitantes ocasionales, estudiantes e investigadores.